La novia moderna y el estrés

La boda es un tiempo de mucho estrés. Generalmente, el estrés ocurre cuando hay un evento que altera la vida; las bodas, ciertamente, están número uno en la lista de eventos estresantes que cambian la vida.

El estrés es una respuesta natural del cuerpo a circunstancias que alertan sus defensas automáticas para preservar la salud general. Las hormonas entran en un frenesí, activando el mecanismo de “pelear o huir”, así que su presión sanguínea, los latidos del corazón, la circulación, el balance de los fluidos, el azúcar en la sangre y el metabolismo se aceleran.

La liberación de emergencia de hormonas adrenales como la adrenalina, cortisol y prolactina pueden bloquear a la progesterona, hormona esencial para el funcionamiento adecuado del ciclo reproductivo. El ciclo menstrual pasa a un segundo plano ya que el cuerpo tiene funciones más importantes que hacer como asegurarse que los pulmones se mantienen respirando y que el corazón mantiene un suplido de sangre adecuado para el resto de los órganos.

La boda continuará siendo un evento que cambia la vida para siempre. Hay algunas cosas que puede hacer para reducir el estrés que suele acompañar este acontecimiento tan importante.

  1. Simplifique su agenda. Aprenda a decir no a otras actividades que le quiten tiempo de preparación para su boda.
  2. No conteste el teléfono cada vez que suene. En vez, destine un momento del día para escuchar sus mensajes y decidir a cuáles quiere responder.
  3. Respire profundo cada vez que se acuerde. Esto la ayudara a relajarse más que la mayoría de los medicamentos. He aquí un procedimiento que le ayudara a liberar las endorfinas que le brindarán mas energía:
    Respire lentamente por la nariz; asegúrese de expandir su abdomen mientras infla sus pulmones. Exhale. Hágalo por 3-5 minutos cada vez que se sienta tensa.

Para ayudar a aliviar la tensión en los músculos y coyunturas:
Siéntese o acuéstese en una habitación cómoda y silenciosa. Cierre los ojos. Apriete los puños, sosténgalo por 5 segundo, luego relaje sus manos. Repítalo 3 veces. Preste atención las diferentes sensaciones de tensión y relajación. Repítalo con los músculos de los brazos, hombros, pecho, abdomen, espalda, caderas, muslos, piernas y pies. Al principio le tomará cerca de 20 minutos. Con practica, podrá realizar este ejercicio en aproximadamente cinco minutos.

  1. Hacer de 20-30 minutos de ejercicio moderado diariamente le ayudará a dormir mejor. Una caminata activa, a un paso que no le permita sostener una conversación, es muy beneficiosa.
  2. Tome vitaminas del complejo B. Una fuente bien balanceada de estas vitaminas es la levadura de cerveza. Ésta aumenta su energía; no la tome, sin embargo, después de la cena porque podría interferir con su sueño.
  3. Evite o reduzca el consumo de azúcar, harina blanca, cafeína y otros alimentos o bebidas que impongan estrés a las glándulas adrenales. Una de las funciones del estrés es activar el sistema inmunológico. Si usted está constantemente estimulando sus glándulas adrenales durante el día con café o colas, puede terminar en una situación en la que tan pronto el estresor se haya ido, su resistencia a enfermedades colapsará.
  4. Hay varias hierbas y terapias naturales que pueden ayudarle con el estrés, tales como la lavanda, geranio, manzanilla, ginseng, valeriana, etc. Un buen masaje también ayuda.
  5. Duerma suficiente. Mantenga su habitación tan oscura como le sea posible. La luz estimula la glándula pineal, que altera su ciclo de descanso, los niveles de melatonina y serotonina, robándole a su cuerpo el descanso que necesita para recargar. Evite los bocadillos antes de irse a dormir, especialmente aquellos que contienen granos y azúcares ya que estos causan una bajada en el azúcar en la sangre que puede provocar que se despierte demasiado temprano.
  6. Evite rodearse de personas que se quejan por todo, pues necesita todas sus energías para dedicarlas a su boda no a atender otros asuntos en este momento.
  7. Rece a solas o con su futuro cónyuge. Está a punto de recibir un sacramento único. No permita que la floristería o la modista le distraigan de la maravilla que entraña su nueva vocación. Hágale un lugar a Dios en todo lo que hace y pida la ayuda del Espíritu Santo. Confíe en que Dios le ayudará y comenzará a sentir una paz que sobrepasa todo entendimiento; por consiguiente, podrá lidiar con el estrés.