Los tiempos de la PNF – Posponiendo un embarazo

Cuando se habla de posponer el embarazo se está diciendo que la pareja no puede acoger un nuevo hijo en las circunstancias presentes, pero si estas circunstancias cambiaran, no descartarían la posibilidad de buscar otro embarazo. Esta es una circunstancia pasajera.

La llegada de un bebé no es la única razón para posponer el embarazo. Un matrimonio con varios niños pequeños puede sentirse fatigado y abrumado con las demandas de la vida familiar en esa etapa de su vida. Alguno de los hijos que ya tienen puede tener una condición que requiera un cuidado exclusivo por algún tiempo. Un padre de familia que atraviesa por dificultades económicas puede necesitar algún tiempo para resolver su situación antes de estar en condiciones de acoger a otra criatura. Cuando los matrimonios atraviesan por una crisis deben evaluar si es mejor esperar a resolver sus problemas por el bien de todos, antes de buscar otro embarazo. Aunque a veces, un embarazo puede hacer que unos esposos contendientes pongan en perspectiva las cosas y resuelvan sus asuntos. Esto no implica que ellos no puedan estar abiertos a una nueva vida en el futuro, si no que en las circunstancias presentes tener otro hijo no sería una decisión responsable ni para ellos ni para los hijos que ya tienen.

La clave aquí es que estas situaciones son temporeras. Aunque llevan a la pareja a evitar los hijos por algún tiempo, en cuanto se resuelven dejan a la pareja en libertad de buscar otro embarazo si así lo desean.

¿Cómo planifican su familia los matrimonios que se encuentran en estas circunstancias? Los métodos naturales son la herramienta perfecta para ejercer la paternidad responsable. Conociendo los signos de la fertilidad, los esposos pueden abstenerse de relaciones matrimoniales en el tiempo fértil, mientras tengan razones para posponer el embarazo. De esta manera ganan el tiempo que necesitan para resolver su situación y evaluar si las condiciones que les impedían tener un hijo ya se han resuelto

Lamentablemente, muchos confunden lo que son razones legítimas, pero temporeras, para posponer un embarazo con una urgencia de limitar el tamaño de la familia. Muchas parejas que han recurrido a la esterilización, lo que necesitaban en realidad era posponer el embarazo por algún tiempo. Cuando las circunstancias que llevan a estas parejas a esterilizarse cambian, muchas de ellas se encuentra anhelando un hijo que no podrán tener. Los esposos deben siempre recordar que su situación económica puede mejorar, un padre irresponsable puede experimentar conversión, los hijos pequeños se harán más independientes con el tiempo, pero la esterilización, en la mayoría de los casos, no tiene remedio.